El Alquimista, Paulo Coelho

el-alquimistaSinopsis:

Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño. Basta con aprender a escuchar los dictados del corazón y a descifrar el lenguaje que está más allá de las palabras. El Aqluimista relata las aventuras de Santiago, un joven pasto andaluz que un día abandona su rebaño para ir en pos de una quimera. Un enriquecedor viaje por las arenas del desierto que recrea un símbolo hermoso y revelador de la vida, el hombre y sus sueños.  Considerado ya un clásico de nuestros días.

Reseña (Opinión personal):

El alquimista es un libro simbólico. Ya lo dice el autor en el prefacio. Es una novela fácil de leer, llena de moraleja y simbolismo. Nos habla de un hombre, Santiago, que deja atrás su vida para alcanzar un sueño que ha tenido dos noches seguidas: Descubrir un tesoro enterrado cerca de las pirámides de Egipto.

Durante su viaje se descubre a sí mismo, conoce a mucha gente y encuentra algo más valioso que el tesoro por el que se ha embarcado en su aventura: el Amor. Y es el amor el que acaba conduciéndolo al lugar en el que debe estar. Recorrer el desierto junto a Santiago ha sido algo excepcional. Toda la novela tiene una moraleja y, a su vez, todas las conversaciones hacen reflexionar y tienen su propio significado.

Como su propio título indica, la alquimia tiene un papel significativo en la historia, pero más allá de eso, es un libro que hace reflexionar sobre los sueños. Sueños que hemos dado por imposibles, sueños que hemos desechado por miedo al fracaso, sueños que siempre nos acompañan, dándonos un motivo por el que seguir adelante. Es un libro que sin duda recomiendo. Una lectura imprescindible, que hace reflexionar y disfrutar.

Anuncios

5 respuestas a “El Alquimista, Paulo Coelho

  1. “El Alquimista” me pareció muuuy aburrido. Con la, permíteme que así la llame, excusa de que es una metáfora o parábola eso justifica el tono ‘antiguo testamento’ de la, si se puede llamar así, novela. Con un misterio que podría llamarse sequedad verbal, sin frescura, sin fondo, todo a la lectura diagonal del desdichado lector, que se lo ha leído sin duda alguna por alguna recomendación o por la presumida edición de 20 años de aniversario. Exacto, no me gustó. Lo encuentro sobrevalorado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s