Hazte con mis novelas en Google Play!

Hasta ahora, la única forma de conseguir la edición digital de mis novelas era a través del Kindle de Amazon o de sus aplicaciones para dispositivos móviles. Pero desde hoy, mis tres primeras novelas (Dime que Seguirás Adelante, Tú y Yo no es Nosotros y Desde que te Encontré) están también disponibles en la Play Store de Google, lo que significa que pueden ser adquiridas desde cualquier dispositivo (móvil o tablet) de Android.

Sólo tenéis que ir a la sección de libros dentro de la tienda y buscarlas por título o autor! Si aún no las has leído, te animo hacerlo en este nuevo formato!

Anuncios

Consejos para escribir un libro III

Hoy os traigo la tercera entrega de la sección Consejos para escribir un libro. Esta vez voy a hablaros de una parte fundamental: la corrección.

Como autor, reconozco que esta es la parte más pesada de escribir un libro. Después de dedicar horas y horas a plasmar una idea, perfilando personajes e hilando la historia, llega el momento de dejar reposar lo escrito unas semanas. Personalmente paso entre uno y dos meses sin revisar los capítulos, para que mi mente se libere un poco.

Pasado ese tiempo, hago una lectura general de todos los capítulos y corrijo errores que me parezcan muy evidentes. Por ejemplo, cosas que no concuerden en la historia o errores ortográficos que pasé por alto en la redacción. Después de esa lectura general, empieza el trabajo más pesado: leer cada capítulo detenidamente.

Frase por frase, párrafo a párrafo, todas y cada una de las palabras es revisada. Puede parecer una tontería, pero yo leo las frases en voz alta para darme cuenta de errores en el uso del lenguaje. De esta forma es más fácil rebajar el tono de la escritura y hacer que resulte más ameno a las personas que lo vayan a leer.

Como ya he dicho, esta es la fase más aburrida del proceso, pero es de las más importantes. Un texto sin revisar puede resultar desastroso y todos agradecemos al leer un libro que el uso del lenguaje sea ameno y accesible.

Consejos para escribir un libro II

La semana pasada, en la primera entrada que hice sobre esto, os hablé de la forma en la que me organizo para hilar la historia e intentar evitar que haya incongruencias en la narración. Hoy voy a hablar sobre lo que considero más importante y complicado: Los personajes. Con solo leer una frase, el lector tiene que saber quién la está diciendo y eso es difícil de conseguir.
Los principales llevan el peso de la historia, pero los secundarios son igualmente importantes y, a veces, incluso más interesantes. En mi caso, la forma de trabajarlos es la siguiente:

Hago un documento dedicado a ellos en exclusiva. Apunto los rasgos más importantes de cada uno, tanto físicos como de personalidad. Frases típicas que en mi mente imagino que dice ese personaje.
En la narración, intento centrarme en sus personalidad y ponerme en su lugar: ¿Qué pensaría esta persona sobre lo que está pasando? y, en base a eso, construyo los diálogos.

Sin duda, construir los diálogos y jugar con las personalidades de los personajes para hacerlo, es la parte que más me divierte.

Hablemos de números

Hace ya cinco años que empecé a escribir mi primera novela, Dime que Seguirás Adelante. A finales de año hará cinco años de su publicación. A los siete meses edité mi segundo trabajo, Tú y Yo no es Nosotros, ambientada en el mismo sitio con personajes distintos y, al año y medio, salió a la venta Desde que te Encontré, tercera novela de la trilogía que daba punto final a las tramas que se habían abierto en las dos anteriores.

Ahora, después de tanto tiempo, miró atrás y me enorgullezco del trabajo realizado. Volqué toda mi ilusión y mis ganas en los tres trabajos y hasta hace unas semanas no sabía si volvería a escribir una novela. Había varias ideas en mi mente, pero ninguna de ellas llegaba a convencerme. Hasta que una se abrió paso y me hizo sentir el impulso de sentarme frente a una hoja en blanco de Word.

Escribo este post para haceros partícipes de los números que han generado mis tres novelas:

  • Más de 1.000 copias vendidas (ebook)
  • Más de 4.000 descargas gratuitas en Amazon
  • Más de 20.000 páginas leídas en Kindle Unlimited

Son números de los que me siento muy orgulloso y es por eso que durante este fin de semana las tres estarán disponibles para su descarga gratuita en Amazon. También aprovecho este post para deciros que me encuentro inmerso en la redacción de mi próximo libro, del que daré más información próximamente.

Enlaces de descarga:

Criadas y Señoras, Kathryn Stockett

portada-criadas-y-senoras-bolsSinopsis:

Jackson, Misisipi, 1962. La joven Skeeter vuelve a su casa, sin la menor ilusión por buscarse un marido; ella sueña con una vida diferente, entregada a la literatura. Al conocer a Aibeleen y Minny, que como la mayoría de las mujeres negras de la ciudad se dedican a servir en las casas de los ricos, comienza a imaginar un proyecto clandestino y liberador. Criadas y señoras permanece en la lista de los libros más vendidos en Estados Unidos desde su publicación, en febrero 2009. La historia de estas tres increíbles mujeres se ha convertido en un auténtico fenómeno literario, que ya ha sido traducido a más de veinte países.

Reseña (Opinión personal):

Criadas y Señoras está narrado desde el punto de vista de sus tres personajes principales: Skeeter, Aibeleen y Minny. Cada una tiene su forma de ver el mundo y eso queda reflejado en el tono en que están narrados sus capítulos.

Con ellas, viajamos por el Jackson de 1962, en el que el racismo está a la orden del día y la relación de las tres protagonistas está condicionada por el color de su piel. Podemos ir de la risa a la tristeza en cuestión de páginas y vivimos como propias algunas de las cosas que les ocurren.

Criadas y Señoras es un libro narrado de forma honesta y directa, en el que el estilo de cada capítulo (con los detalles de las costumbres y mentalidades de las narradoras bien definidos) hace que nos sumerjamos en la historia. Un libro que emociona y engancha, además de hacer que reflexionemos.

Recomiendo su lectura a todo el que no haya tenido la oportunidad.