Consejos para escribir un libro III

Hoy os traigo la tercera entrega de la sección Consejos para escribir un libro. Esta vez voy a hablaros de una parte fundamental: la corrección.

Como autor, reconozco que esta es la parte más pesada de escribir un libro. Después de dedicar horas y horas a plasmar una idea, perfilando personajes e hilando la historia, llega el momento de dejar reposar lo escrito unas semanas. Personalmente paso entre uno y dos meses sin revisar los capítulos, para que mi mente se libere un poco.

Pasado ese tiempo, hago una lectura general de todos los capítulos y corrijo errores que me parezcan muy evidentes. Por ejemplo, cosas que no concuerden en la historia o errores ortográficos que pasé por alto en la redacción. Después de esa lectura general, empieza el trabajo más pesado: leer cada capítulo detenidamente.

Frase por frase, párrafo a párrafo, todas y cada una de las palabras es revisada. Puede parecer una tontería, pero yo leo las frases en voz alta para darme cuenta de errores en el uso del lenguaje. De esta forma es más fácil rebajar el tono de la escritura y hacer que resulte más ameno a las personas que lo vayan a leer.

Como ya he dicho, esta es la fase más aburrida del proceso, pero es de las más importantes. Un texto sin revisar puede resultar desastroso y todos agradecemos al leer un libro que el uso del lenguaje sea ameno y accesible.

Anuncios

Hablemos de números

Hace ya cinco años que empecé a escribir mi primera novela, Dime que Seguirás Adelante. A finales de año hará cinco años de su publicación. A los siete meses edité mi segundo trabajo, Tú y Yo no es Nosotros, ambientada en el mismo sitio con personajes distintos y, al año y medio, salió a la venta Desde que te Encontré, tercera novela de la trilogía que daba punto final a las tramas que se habían abierto en las dos anteriores.

Ahora, después de tanto tiempo, miró atrás y me enorgullezco del trabajo realizado. Volqué toda mi ilusión y mis ganas en los tres trabajos y hasta hace unas semanas no sabía si volvería a escribir una novela. Había varias ideas en mi mente, pero ninguna de ellas llegaba a convencerme. Hasta que una se abrió paso y me hizo sentir el impulso de sentarme frente a una hoja en blanco de Word.

Escribo este post para haceros partícipes de los números que han generado mis tres novelas:

  • Más de 1.000 copias vendidas (ebook)
  • Más de 4.000 descargas gratuitas en Amazon
  • Más de 20.000 páginas leídas en Kindle Unlimited

Son números de los que me siento muy orgulloso y es por eso que durante este fin de semana las tres estarán disponibles para su descarga gratuita en Amazon. También aprovecho este post para deciros que me encuentro inmerso en la redacción de mi próximo libro, del que daré más información próximamente.

Enlaces de descarga:

Ya a la venta la edición digital de Akelarre!

Portada CreateSpaceLa edición digital de Akelarre ya está a la venta para todos los dispositivos Kindle! Es el primer volumen de una serie de 3 libros, titulada ‘Las Brujas de Donezabal’. Magia, brujas vascas y lucha entre el bien y el mal mezclada con el folklore de mi tierra.

Podéis haceros con vuestra copia aquí: http://www.amazon.es/dp/B01HV3TFZY

Para los que no tengáis Kindle, podéis descargar las aplicaciones de lectura gratuitas desde este enlace: https://www.amazon.es/gp/digital/fiona/kcp-landing-page

Akelarre participa en el tercer concurso de autores indies de Amazon. Espero vuestras opiniones!

Akelarre – Sara

SaraSara se fue del pueblo con su madre de niña y nunca le hizo gracia volver. Promete a su madre en el lecho de muerte que irá en el solsticio de verano pero que será la última vez. Nada le hizo pensar que no podía estar más equivocada.

Es el miembro más poderoso del Akelarre. Pelirroja como el fuego y los ojos azules como el mar, tiene la habilidad de controlar los elementos (agua, aire, fuego y tierra).

Akelarre – Gorane

GoraneGorane estudió Psicología y trabaja en un centro ayudando a jóvenes problemáticos. Es una persona competitiva y exigente.

Morena de y de ojos verdes, tiene la habilidad de mover objetos con la mente; aunque no siempre consigue mover lo que quiere.